Home > articulos en español > Preocupación mundial por cambio climático está apoyada en razones económicas

Preocupación mundial por cambio climático está apoyada en razones económicas

Caracas, 11 Abr. 2007 ABN.- (Tessa Marsman) Los cambios de clima a largo
plazo no son necesariamente causados por el ser
humano, sin embargo, la política internacional,
animada por la Unión Europea (UE) y Estados Unidos
(EEUU), está promoviendo un freno a este cambio con
mucha fuerza, más que nada para proteger sus propios
intereses económicos.

No sólo los medios convencionales abordan en gran
medida el tema. En Alemania, Holanda y Dinamarca,
entre otros países, se habla de ahorrar en la
calefacción y agua caliente entre música y comerciales
en programas de televisión y radio de corte ligero.
Pero, el clímax de llevar el tema a la atención del
mundo es un megaconcierto que se ofrecerá el próximo 7
de julio, donde participarán estrellas como Madonna y
Red Hot Chili Peppers.

La preocupación con el medio ambiente no es nueva.
Hace unos diez años todos hablaron de lluvia ácida.
Cuando eso pasó alarmó la desaparición de la capa de
ozono seguida por los efectos del fenómeno climático
El Niño. Durante todo este tiempo se hablaron de
cambios en el clima. De desiertos avanzando, de capas
polares derritiéndose, y nadie prestaba mucha
atención. Eso ahora cambió.

En enero de este año, la Unión Europea tomó algunas
decisiones definitivas acerca de ahorrar energía. El
motivo directo era la crisis de Ucrania a principios
de 2006, cuando el suministro de gas por Rusia fue
suspendido por disputas mutuas.

A partir de esta fecha, alternativas de consumo por
gas fueron consideradas como un ahorro en el
combustible. Similares hechos ocurrieron en
Bielorrusia en enero de este año.

Europa importa 59% de su gas natural del cual gran
parte es extraído en Rusia. Además, 82% de su petróleo
es importado. Las dos cifras combinadas hacen de
Europa el importador de combustible más grande y,
consecuentemente, hacen a su economía vulnerable.

Estados Unidos, por su parte, tiene el mismo problema
de dependencia de petróleo, necesitando incluso del
Medio Oriente y Venezuela. Esa nación importa 12
millones de barriles netos por día. En comparación,
Irán, un país productor de petróleo, exporta 2,7
millones de barriles netos por día.

Con un conflicto de difícil solución y un consumo de
petróleo tan alto, Estados Unidos desarrolló la idea
de reemplazar petróleo por etanol. En el discurso del
Estado de la Unión, el presidente estadounidense,
George W. Bush, presentó la solución por primera vez y
la llamó una “energía limpia”.

Sin embargo, expertos opinan que el etanol sólo
contamina 10% menos que otros combustibles.

En consecuencia, proteger la tierra no es la única
intención de eventos como el megaconcierto del 7 de
julio, sino proteger los intereses económicos de EEUU
y de la UE.

Esta hipótesis es respaldada por el sitio de Internet
liveearth.org. Detrás del megaconcierto hay grandes
nombres de empresas y políticos de EEUU y del Reino
Unido. Los organizadores del concierto son el famoso
empresario de Live Aid (contra el hambre en África),
Kevin Wall; y el antiguo vicepresidente de EEUU Al
Gore, con su organización no gubernamental fundada
para la ocasión, Alliance for Climate Protection
(ACP).

Miembros de la junta directiva de ACP son funcionarios
de altos cargos en compañías de consejo financiero
como The Lehman Brothers o Albright Group (establecida
por Madeleine Albright, canciller durante la
administración de Bill Clinton).

En el sitio web de otra organización ambiental que
apoya el concierto, The Climate Group (CG), se puede
leer que están respaldados por “empresas y gobiernos
que notaron la oportunidad de desarrollar nuevas
estrategias en un intento internacional por detener el
calentamiento global”.

Las empresas detrás de esta organización, fundada en
2004, son la compañía de gas británica British
Petroleum y Algemene Bank Nederland, banco
internacional situado en Holanda, así como la
multinacional del café Starbucks estadounidense,
cuestionada por la explotación de sus trabajadores
latinoamericanos. Además, hay 35 otras
multinacionales.

El motivo para concientizar a la gente es que el
actual cambio climático es culpa del hombre. Sin
embargo, todavía se debate si el clima está cambiando
a largo plazo por nuestra culpa o se trata solamente
de los incrementos y descensos periódicos que vienen
sucediendo hace millones de años.

“El cambio climático a corto plazo es un efecto de
actividades humanas”, explicó Enio Hernández,
geoquímico del Instituto Nacional de Geología y
Minería. “Existe un cambio visible en el clima. Se
forman desiertos en algunos lugares y otros lugares se
enfrían. Esto ocasiona un cambio en la fauna y flora”,
aclaró.

“Sin embargo, la comunidad científica internacional
sigue debatiendo si las actividades humanas causan el
cambio climático a largo plazo”, concluyó el
especialista.

  1. No comments yet.
  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: