Archive

Posts Tagged ‘Caracas’

Sloppenwijk van Caracas, een verassing voor wie het wil zien

February 22, 2010 2 comments

Klik op de links in de tekst en kijk mee met wat ik zie

Door Tessa Marsman, 20/02/2010- De smalle straatjes oplopende, met aan beide zijden gekleurde huisjes, kom ik slechts een oude dame met haar boodschappentas tegen. Er is geen plaats voor auto´s hier en op dit uur van de dag zijn er niet veel voorbijgangers, omdat de brandende zon de mensen hun huizen in jaagt. De verkoper van een klein winkeltje knikt me gedag (link).

De kleuren van de huizen, de bloemen aan de raamkozijnen en twee kinderen die luid lachend achter een voetbal aanrennen, heten me welkom als ik als een schip stroomopwaarts pasje voor pasje de steile straat naar boven schommel. Wanneer ik me omdraai om even uit te rusten komt me een spectaculair uitzicht tegemoet. Ik zie een dal vol met onregelmatige daken en steegjes die zich een weg zoeken naar de brede hoofdstraat in het midden, San Martin. In die chaos ontsnapt een vlieger dat door een kind hoog boven de daken uitgestuurd wordt.

Er wonen ongeveer een miljoen mensen in de sloppenwijken van Caracas. Volgens velen zijn het onbewoonbare en gevaarlijke plaatsen. Maar struinend door mijn sloppenwijk, die zijn naam aan de boom met de lange stam en de paarse bloemen dankt, zie ik de schoonheid die ze bezit, ondanks de problemen. Ik bevind me in El Guarataro.

El Guarataro verschilt niet veel van de andere sloppenwijken in Caracas. Het is ook niet zo groot vergeleken bij bijvoorbeeld Petare. Het ligt in het oosten Caracas vlakbij El 23 de Enero en Catia. El Guarataro is deel van de gemeente San Juan, die met zijn 110.692 inwoners huisvest een bevolkingsdichtheid van 31.393 personen per km2 heeft. In Amsterdam zijn dat er 4509 personen per km2. El Guarataro is een van de dichtstbevolkte gedeeltes van San Juan.

Vandaag, hangende uit haar raam in Calle del Carmen, werd ik uitgenodigd door mijn buurvrouw om met haar mee te gaan naar het verjaardagsfeest van haar neef Juan David. Dat leek me wel wat. De Venezolanen staan namelijk nogal bekend om hun uitbundige feesten.

Na wat taartjes te hebben gekocht bij de Portugese bakker op de hoek van de kerk, Palo Grande, loop ik het straatje in met de koloniale huizen. De kerk stamt uit 1956, maar de achterliggen huizen aan de voet van de sloppenwijk zijn een kleine 100 jaar ouder en ze zijn in niets veranderd sinds hun bouw. De structuur van kamers die uitkomen op een centrale binnenplaats is nog hetzelfde en de dakpannen daken en lemen muren ook. Het zijn verborgen stukjes geschiedenis van Venezuela, die in de lagere regionen van de sloppenwijken te vinden zijn al dan niet aangepast aan modernere tijden.

Ik kom langs de hoek van El Martillo waar twee tieners basketbal aan het spelen zijn (link). Basketbal is één van de meest populaire sporten in de sloppenwijken, omdat het niet veel ruimte inneemt. Verderop kom ik langs een van de vele kleine winkeltjes die van-alles-en-nog-wat verkopen maar altijd rum hebben. Vlak voor dit winkeltje staat een zwerver op de salsamuziek te dansen dat uit het winkeltje blèrt (link) en hij danst goed! De mannen aan de andere kant van de straat bekijken de zwerver smalend en roepen me ondertussen wat na. Een van hen is best knap.

Het feest van de neef van mijn buurvrouw is helemaal boven in de sloppenwijk. Hier zijn de huizen nieuwer en hoger. Als de volwassen kinderen gezinnen krijgen en er geld is wordt er een nieuwe verdieping op het ouderlijk huis gebouwd. Venezolanen hebben soms wel 10 kinderen. Het is nog vroeg, en oud en jong zit op straat wat te kletsen als er een motorfiets de steile straat afscheurt op zijn achterwiel (link). Die crossbrommers zijn het statussymbool van de jongens in de sloppenwijken. Deze jongen moet nog even oefenen want hij valt flink op zijn gezicht.

Als ik bij het huis van Juan David aankom denk ik ineens aan de volksschrijver en komiek Aquiles Nazoa, die geboren is in deze sloppenwijk in 1920 in een eenvoudige familie. Ik zie de vrienden van Juan David bezig met hun auto. Ze zijn aan het proberen een geluidsinstallatie zo groot als de hele achterbak te installeren (link). Nazoa, één van de weinige schrijvers van die tijd die de volkstaal sprak van arbeiders en voormalig slaven, schreef al over de dromen van jonge mannen van auto´s en status.

[…] Als één van deze jongeren op een dag

Hun basis lessen Engels en rekenen onderbreken

Om de wereld te betreden van hen die ´de mode beheersen´

Een welgemanierde jongeling die ´een auto met alles erop kocht´.


Dat de meisjes kunnen zeggen: “wat is de bediening vandaag de dag toch slecht”

Niemand begrijpt het werk van een dame van vandaag

Het laatste wat me is overkomen is met mijn zwarte (bediende)

Nou als ik je vertel wat zij vroeg […]

Vanaf haar gestage uitgroei tot aan de jaren 70 had El Guarataro eigenlijk wel een goede naam. Zij dankte die reputatie aan de bouw van de moderne verloskliniek, La Maternidad en andere ziekenhuizen en klinieken aan de rand van de sloppenwijk. De urbanisatie nam echter vanaf de jaren 20 ook steeds toe. Betaald werk was, zoals in veel Zuid-Amerikaanse landen, alleen in de stad te vinden. El Guarataro ligt dicht bij het centrum en er is een goede verbinding vanaf de rand van de wijk. Dankzij de ligging en de trek naar de stad groeide de wijk na de jaren 70 compleet uit zijn voegen en werd er nooit iets aan onderhoud en sociale voorzieningen gedaan. De buurt verloor daarmee definitief haar relatief goede reputatie.

Ik ben inmiddels in het huis van Juan David aangekomen, maar er zijn niet veel vrienden, het is nog vroeg. Het uitzicht vanuit zijn huis is spectaculair (link). Later op de avond gaan we een paar straten hoger naar het feestzaaltje op het dak. Zelfs oma danst mee (link). Maar de sfeer komt er pas goed in als Hector Cabrera wordt gedraaid, de ´dichter van het lied´, geboren in 1932 in de stegen van El Guarataro (link).

Als ik later de straten weer afdaal vergezeld door mijn buurvrouw en haar familie, komen we langs de verjaardag van de kleine Marianela (link) en eten we nog wat op straat bij Rosa die wat vlees en mais roostert (link). En dan snel naar huis in Calle del Carmen waar ik even later inslaap met het geluid van de nachtkikkers en de auto´s in de hoofdstraat San Martin. Zo gevaarlijk lijkt de sloppenwijk eigenlijk niet.

Waar is El Guarataro?  hier

[…] Als één van deze jongeren op een dag

Hun basis lessen Engels en rekenen onderbreken

Om de wereld te betreden van hen die ´de mode beheersen´

Een welgemanierde jongeling die ´een auto met alles erop kocht´.

Dat de meisjes kunnen zeggen: “wat is de bediening vandaag de dag toch slecht”

Niemand begrijpt het werk van een dame van vandaag

Het laatste wat me is overkomen is met mijn zwarte (bediende)

Nou als ik je vertel wat zij vroeg […]

Lauren verslaat Caracas, de moordhoofdstad van de wereld

February 15, 2010 Leave a comment

Traduzco:

Maandag 22 februari, 21.30 uur. Lauren verslaat Caracas, de moordhoofdstad van de wereldVenezuela is een van de meest criminele landen ter wereld. In Caracas, ook wel de ‘murder capital of the world’ genoemd, worden elk weekend 80 tot 100 mensen vermoord.

Wil je een ander beeld van de sloppenwijken in Caracas? Bekijk dan het volgende artikel met beeld: LINK

Lauren (la presentadora) está en Caracas, el capital de asesinatos del mundo. Venezuela es el país lo más criminal del mundo. Cada fin de semana en Caracas se matan 80 a 100 personas.

Lauren probeert samen met fotograaf Morten Andersen antwoord te krijgen op de vraag waarom het geweld in Caracas zo explosief gegroeid is.

Lauren busca la respuesta a esa agresión creciendo, acompañado por el fotógrafo Morten Andersen.

Lauren spreekt er ex-gangsters met een hoop moorden op hun geweten. Ze bezoekt ook Alberto Vollmer, een multimiljonair uit een familie van industriëlen die gangsters overhaalt om hun criminele leven op te geven. Hij laat ze vervolgens in één van zijn fabrieken werken.

Lauren habla con ex-malandros lo cual han matados a muchos personas en su vida. Visita a Alberto Vollmer. Es un multimillonario de la familia de industriales, que trata de convencer a los malandros de dejar su vida criminal, para que trabajen en su fábrica.

Alberto gaat ook met Lauren de straat op gaan om gangsters te weerhouden van een shootout die ze aan het plannen zijn.

Alberto acompaña a Lauren para convencer no organizar un tiroteo que están planificando los malandros.

http://www.veronicatv.nl/web/show/id=328553/langid=43/dbid=268/typeofpage=78964

https://tessamarsman.wordpress.com/2010/02/22/sloppenwijk-van-caracas-een-verassing-voor-wie-het-wil-zien/

El guarataro: una Utopía escondida en Caracas

February 15, 2010 25 comments

Míren los links para seguir mi camino.

Por Tessa Marsman, -Amsterdam 15-2-2010- Subo los callejones estrechos de casitas coloradas a ambos lados, dejando poco espacio para que suban los carros. No hay muchos transeúntes a esta hora del día. Acaba de pasar a mi lado sólo una abuelita con dos bolsas de comida. El sol ardiente ahuyenta a la gente a sus casas. Un vendedor me saluda haciendo una seña con su cabeza.

Los colores de las casas, las flores en la ventana y dos niños riéndose en voz alta me dan la bienvenida mientras subo paso por paso lentamente como un barquito andando rio arriba. Y cuando me volteo para descansar un momentico, me llega una vista espectacular: veo el valle lleno de techos irregulares y callejones tratando de buscar su camino hacia la avenida, en eso unas cometas se escapan del caos abigarrado de las casas.

Viven un millón de personas en los barrios de Caracas. Son lugares hostiles e invivibles, según muchos. Pero errando por el barrio, el cual debe su nombre un árbol de tronco largo y de flores púrpuras, veo la belleza que tiene a pesar sus problemas. Me encuentro en el Guarataro, un barrio caraqueño en el cual estoy viviendo.

El Guarataro no se diferencia mucho de los demás barrios en Caracas, ni es muy  grande en comparación con otros, por ejemplo, Petare. Se encuentra al oeste de Catia y vecino del 23 de enero  -famoso proyecto de viviendas construido por el dictador Marcos Pérez Jiménez-. Parte de él está en la parroquia San Juan, que contiene como 5 municipios más, tiene una población de 110.692 personas y la densidad es de 31.393 por km2. El Guarataro, es uno de los más poblados de San Juan y por tal las casas crecieron apilándose piso por piso, uno arriba del otro.

Un día, viendo desde mi ventana la calle del Carmen, vi que mi vecina se acercaba a mí. Llegó a mi casa y me invitó a acompañarla a la fiesta de su primo Juan David. Yo acepté, encantada por esa característica venezolana y más concretamente caraqueña de llevar siempre una fiesta por dentro.

Subiendo desde la panadería de los Portugueses, en la esquina de al lado de la Iglesia de la Inmaculada Concepción o mas conicido como Iglesia Palo Grande, paso por las calles con las casas coloniales de la vieja Caracas haciéndome compañía. La iglesia es de 1956, pero las casas tienen unos cientos años más guardados entre sus recovecos. Su estructura ha sido la misma durante todas las décadas: un patio central rodeado por los cuartos de la casa, techos de tejas y paredes de adobe. Esas joyas de la historia y de la arquitectura venezolana, se encuentran todavía allí, en especial en las regiones más bajas del Guarataro. Unas en su estado original y otras completamente adaptadas y modernizadas, pero el ambiente de la Caracas de antes todavía se respira al pasar por allí.

Subo por la esquina de El Martillo, paso por entre cuatro chamos jugando básquet, uno de los juegos más populares allí pues no requiere mucho espacio, tema que, en un lugar tan apretado, es muy importante y que por tal se juega en cada rincón plano que se encuentre (link) . Más adelante paso por un indigente bailando salsa al son recalentado de un viejo radio cuya música se cuela por las ventanas y por la puerta de un abasto donde venden un poco de todo pero más que todo ron y cerveza (link).  Qué ejemplo típico del amor caribeño por la música. Los hombres al otro lado de la calle me dicen un piropo mientras permanecen apoyados contra la pared. Uno me parece guapito (¡ay papá!).

Es arriba arriba de El Guarataro la fiesta de Juan David, donde estoy invitada. Ahí las casas son relativamente nuevas, ya no son tipo colonial. Voy temprano y hay muchas familias conversando en la calle. Pero apenas voy cruzando, cuando se me acerca un loco motorizado tratando de balancear con orgullo su vehículo en una rueda. No es poco el golpe se da pegando su rostro contra el asfalto (link).

Al llegar a la casa de Juan David, pienso en Aquiles Nazoa, periodista, poeta y humorista nacido en este barrio el 17 de mayo de 1920, hijo de una familia muy humilde. Mientras, los amigos de Juan David están enchulando el carro en frente de su casa, donde un chico con piernas de zancudo le pone un equipo de sonido bien potente para atraer muchas chicas (link)

Nazoa, se expresó con un lenguaje tan criollo que lo entienden todos, no sólo los intelectuales. Por eso, lo siguiente todavía le habla a chicos como los amigos de Juan David y el chamo haciéndose el loco en su moto. Escribe:

[…] Cuando uno de estos jóvenes que interrumpen un día

su curso de  “Inglés Básico” y mecanografía

para entrar en el mundo de los que “tienen modo”

un joven decente “compró carro y todo”.

A partir de su construcción, hasta los finales de los años 70, El Guarataro gozó de una reputación relativamente respetable debido a la construcción de la nueva Maternidad y otras instituciones de salud que quedan muy cerca del barrio. Sin embargo, con la urbanización masiva desde el cerro a mediados y finales del siglo XX y principios del XXI, El Guarataro fue creciendo con sorprendente velocidad, ésta aupada por su localización cercana al centro de Caracas. Debido a su vertiginoso crecimiento, tanto físico como demográfico, la respetable reputación de la cual gozaba la zona, se fue perdiendo con igual celeridad.

Desde su principio, la población del Guarataro era variada. Aparte de los venezolanos, llegaron a vivir allí una gran cantidad de portugueses, dominicanos y colombianos, todos conviviendo tranquilamente en el empinado barrio. La mixtura se nota cuando se camina por sus calles y le mira a los ojos de sus huéspedes.

Estoy aún en la casa de Juan David y veo que no hay muchos amigos todavía, es temprano. (link). Más tarde, reunido con sus panas, ya de noche, subimos todos a una sala de fiesta para celebrar. Incluso la vecina. Y hasta la señora baila al estilo de reggaetón, al haberse conseguido un jovencito que le sirve de pareja de baile (link) . El animo sube todavia más cuando ponen una canción de Héctor Cabrera, cantante conocido como ‘El Poeta de la Canción’. Nació en Caracas el 13 de Febrero de 1932, en el barrio El Guarataro (link)

Bajando acompañada por algunos amigos y amigas, después de la fiesta, pasamos por el cumpleaños de Marianela (link). Mientras la nena baila con su mamá por la calle yo paso y como algo de la parilla de Rosa (link) . Pero estoy cansada y ya me voy a mi casa en la Calle del Carmen, donde duermo con el canto de las ranas, los carros de San Martin y las miles de luces de Caracas que me sirven para iluminar mi cuarto.

Eso es El Guarataro para mí: un barrio que tiene su propio encanto, que vive su propia utopía.

Versión publicado en Zipper, pagina 12 y 13

Al escurridizo “Gordo” le achacan 19 homicidios en El Guarataro

February 11, 2010 2 comments

El Universal, enero 9 2009, Al menos 19 homicidios, entre ellos a choferes, niños, mujeres, estudiantes y policías, le atribuyen las autoridades a un escurridizo antisocial que opera en el barrio El Guarataro de la parroquia San Juan.

La banda de Oscar Jesús Mota Gutiérrez, alias “el Gordo” se dio a conocer después del cañonazo del 1 de enero del año 2008 cuando ejecutaron a cinco de sus rivales.

Frente a un improvisado altar situado en la calle principal del barrio cayeron abatidos los miembros de la banda “Los Quilombos”. Eran los más temidos de la zona.

Luego se fortalecieron y continuaron sus andanzas al mando de “el Gordo” y de su hermano, Enyerbert Mota Gutiérrez alias “Macua”. El pasado año los choferes de la línea Unión Conductores El Silencio-El Guarataro paralizaron sorpresivamente el servicio de transporte como medida de protesta por el asesinato de uno de los fundadores de la línea.

Trancaron el tránsito en la avenida San Martín para denunciar el homicidio de Luis Ernesto Urbina (53) cuando transitaba por la esquina de Maderero, en la parroquia San Juan. La víctima gravemente herida colisionó su unidad contra una pareja de motorizados. En esa ocasión las autoridades se comprometieron a capturar a los homicidas.

Libre en tiempo récord

El mes de octubre del pasado año tirotearon a una niña de cuatro años de edad y dos mujeres cuando un sujeto desconocido llegó disparando en la calle El Carmen, barrio El Guarataro. Niurka Galindes, de 34 años falleció.

El pasado 9 de enero el director de la policía científica comisario Wilmer Flores anunció la detención de Mota Gutiérrez y la desarticulación de la banda que según el jefe policial llevaba 17 homicidios. Dijo que fue enviado a los tribunales para que le aplicaran el peso de la ley, pero dos días después el 11 de enero, el antisocial regresó al barrio. Nadie sabe cómo logró expiar sus culpas en sólo 48 horas. Cinco días después le quitó la vida de 18 disparos al escolta de la alcaldesa Mirian Do Nascimento, detective Eudi Eduardo Barrios. El crimen del funcionario fue cometido frente a su esposa y una hija de 14 años de edad.

Diversos allanamientos fueron realizados en la zona, pero las autoridades no lograron ubicarlo. Presumen que huyó hacia el sector El Observatorio de la parroquia 23 de Enero, donde ha extendido sus operaciones.

El pasado domingo el escurridizo antisocial asesinó al estudiante universitario Rubén Darío Ocanto Fernández cuando transitaba en su motocicleta cerca de la iglesia de Palo Grande, en la avenida San Martín.

Familiares del asesinado detective de Polihatillo denunciaron que el azote conocido con el alias de “el Gordo” acostumbra a pagar para salir en libertad. Utiliza una ametralladora HK propiedad de la Policía Metropolitana, la cual fue despojada a un distinguido de ese organismo de seguridad en el marco de un asalto.

El Cicpc tiene identificados a Wilson Yosué González Heredia, “el Orejita” y Gregorio Rubén Rangel, alias “el Gregory”.

Mas información: hace cliq aqui

Los barrios reconstruyen su memoria

November 29, 2009 1 comment

Por: Jesús Peña poevia@yahoo.es
Fecha de publicación: 25/02/09

No hubiese sido posible que muchas comunidades hoy día estuviesen haciendo uso de sus recuerdos y sus obras para plasmarlos en la Memoria de Venezuela, si no gozáramos de un deseo nacional de reivindicación social de estos sectores desplazados por el mal llamado sistema democrático y de la idiosincracia venezolana del siglo XX alejados de intereses reivindicativos, en las áreas educativas, económicas y ambientales.

Ahora los barrios expresan sus derechos de pertenencia social y cultural, como lo tienen los pueblos del mundo, y se apropian de sus recuerdos para plasmarlos y darlos a conocer a quien estén interesados, es decir al pueblo mismo.

Al incursionar la disciplina histórica en una terreno no abordado por generaciones anteriores, no buscara culpar con ello a lo practicantes de la reconstrucción del pasado sino aprovechar el momento que ha dado el espectro político y social de la Venezuela del siglo XXI, y allí pues marcará la diferencia.

De esta manera se ha tomado la iniciativa para escudriñar y trabajar un espacio que históricamente se reconocen en muchos términos como son los Barrios Venezolanos, espacio que es tomado como un deber para los practicantes de las ciencias sociales que buscan respuestas a fenómenos sociales complejos que se dan dentro de estos espacios pero que pueden dejar de conocerse si no se convive o se incursiona dentro de la comunidad.

Estos espacio urbanos  compuestos por gente de similitud y condiciones sociales que en algunas veces y en algunos casos son precarias pero que  luego han sabido superar muchas dificultades hasta establecerse con cierta comodidad y holgadura, forman parte de las metrópolis y conviven al lado de la zona totalmente planificada, buscando continuamente los elementos suficientes para desenvolverse y afrontar la cotidianidad.

Las políticas reivindicativas implementadas por el Estado venezolano en los últimos siete años, responden a los derechos exigidos por las comunidades y a su vez constituyen un deber que tiene el gobierno para con todos los barrios del país.

El surgimiento y el desenvolvimiento de los barrios en Venezuela

Los barrios venezolanos nacen producto de la movilidad social que se genera no sólo en Venezuela sino en America Latina durante la primera mitad del siglo XX, cuando disminuye la actividad rural y se incrementa la dinámica urbana de los servicios, en el caso venezolano es el inicio del rentismo petrolero en la década de los años 20´ .

Es allí cuando la actividad económica  principal deja de estar en el medio agrícola para asentarse en la actividad petrolera y en todo lo que ello genera,  convirtiendo las ciudades en metrópolis,  cambiando totalmente su dinámica, sus espacios y sus dimensiones propias para el hábitat, se va conformando otra forma de hábitat sin planificación previa, donde grandes masas de gente  ocupan territorios baldíos, lechos de quebradas, colinas y cualquier espacio periférico de carácter publico, estatal   y en casos a lo privado.

Diferentes causas marcan el proceso migratorio de las comunidades rurales hacia las ciudades en las tres primeras décadas del siglo XX, entre ellas el desarrollo capital y comercial que se genera en estos territorios donde el fenómeno caudillista se va aplacando para dar paso a una dinámica “de estabilidad política”, que hace posible un crecimiento sustantivo de las  unidades urbanas.

Paralelamente más allá de Venezuela, en la mayoría de países de habla hispana va ocurriendo el mismo fenómeno se va generando la infraestructura suficiente para albergar la ciudad formal  que conforman las metrópolis y se ocupan los espacios productivos que una vez fueron  haciendas, donde crece la ciudad formal y planificada.

A los márgenes de esta ciudad planificada, entre los últimos años de la dictadura gomecista y los dos períodos siguientes  se conforman una serie de comunidades aisladas de servicios básicos que vienen a ser los primeros barrios del país, ubicados en terrenos de carácter nacional y municipal. Posteriormente durante el trienio 1945/1948 se genera otra oleada de conformación de comunidades que la sumamos con las que se generan en el surgimiento del puntofijismo y en las demás coyunturas de crisis y bonanzas del país entre 1968 hasta el presente.

Por eso los barrios al reconstruir su memoria expresan un fenómenos social contemporáneo, activo y real, pues basta mirar a las periferias o incluso en el corazón de las ciudades para enfrentarse con una realidad concreta y no unos supuestos teóricos y cientificistas, parte de su  historia está allí a la vista.

Su consolidación y requerimiento de servicios le va dando forma desde simples caseríos  a complejas ramificaciones que aprovechan todo el espacio disponible y crecen de manera acelerada sin que ninguna medida estatal pueda controlar ese proceso.

Fundamentalmente los barrios están compuestos por una multiplicidad de familias de distintos orígenes, oficios y actividades cotidianas , en su mayor parte son masas de menores recursos a los que pueden tener quienes viven en las zonas planificadas las cuales se integran mucho mas rápido que los barrios a los sistemas de servicios y modificaciones de carácter urbanístico.

Ahondar en el tema de los barrios desde la perspectiva histórica permite conocer como se ha desenvuelto la dinámica de las ciudades que se conformaron durante el siglo XX venezolano. El barrio irrumpe en Venezuela durante  la dictadura gomecista y se mantiene en alza hasta el advenimiento de la democracia representativa, alcanza niveles mucho más elevados durante la etapa del puntofijismo hasta el presente. De allí en adelante cualquier intento estatal de tratar de controlar la conformación de esta parte de la ciudad ha sido totalmente en vano, hoy en la primera década del siglo XXI continúan en crecimiento en muchas partes del país.

La importancia del barrio para la memoria venezolana.

El barrio ha sido objeto de estudio por parte de las ciencias sociales y quizás algunas de ellas  ya incursionaron en el terreno histórico antes que la propia disciplina histórica tuviese la oportunidad a partir del decreto 1.666 en abril del 2002, cuando se promulga la Ley de regularización de la tenencia de la tierra urbana, dándoles una oportunidad histórica  a estos sectores de participar en la construcción de sus memorias y en muchos casos del rescate de sus sentidos de pertenencia.

La Sociología;  Antropología;  Trabajo Social; Arquitectura entre otras han tenido como objeto de estudio al Barrio, quizás ya han abierto un camino para que la historia se sume a investigar y reconstruir el pasado de estos 80 años de barrios que hay en Venezuela.

La disciplina de la Historia abre su camino debido a una política que tiene como finalidad reconocer la titularidad de la tierra a través de un trabajo conjunto entre la institución y una organización concebida para ello; nacieron entonces los Comités de Tierras, con el objetivo de organizar los tramites necesarios para obtener la titularidad de la tierra para los vecinos, entre esos documentos deben reconstruir la historia de la comunidad en  un documento denominado “La carta del Barrio”

Estas cartas de barrio constituyen una fuente de investigación para aquel estudioso del pasado que quiera tomar el tema de los barrios como objeto de estudio, así que metodológicamente este es uno de los puntos de partida. Para la investigación en los barrios hay que sentirse sobre todo identificado con la realidad. No se puede abordar la historia de esto como se trabaja otro tema el cual se hace específicamente desde los archivos, en este tema debemos al sitio a trabajar allí, debemos ir al barrio para que nos cuente su pasado.

Para elaborar esta memoria no es conveniente alejarse de quienes en verdad poseen el conocimiento necesario o la materia prima esencial como son sus propios habitantes y organizaciones sociales que hacen vida dentro de las comunidades. La historia acompaña a quienes desde su comunidad se interesan en rescatar ese sentido de pertenencia que tanto interesa a la Antropología y a los activistas comunitarios.

Quedan entonces estas líneas para elevar un grado de compromiso con quienes desde la comunidad deseen acompañar esta tarea revolucionaria y que marca el camino de la diversidad cultural que compone el mosaico de nuestra realidad venezolana, más allá de los problemas, de la violencia y del grado en el que las políticas clasifican a los barrios, estos deben de ser el espacio prioritario donde las políticas reivindicativas a nivel cultural y a nivel social se explanen de modo que aunado a la nueva conformación político social de carácter comunal sirva para hacer un trabajo en conjunto con la gente que desee llevar la batuta de la reconstrucción de la memoria colectiva y local.

La historia; de la mano con la comunidad dice presente y se articula con los demás entes necesarios tanto a nivel comunitario como a nivel institucional para responder a las propuestas y políticas que pretenden dejar una imagen real y reivindicativa del gran espacio social ocupado por los barrios en nuestra memoria nacional.

Metrocable y buscaracas, cambió la vialidad

Reportage sobre la nueva manera de transportación hacia el bario (favela) San Augustin de Caracas. As decir el teleferico. El buscaracas nunca se dió…

Hecho por Tessa Marsman y Estefania Gimenez, y otros comapañeros queridos.